Hemorroides

Hemorroides

Son dilataciones de las venas de los plexos venosos del recto o del ano y ocasionan comezón, dolor, sangrado y muchas molestias cuando están inflamadas.

Las hemorroides representan uno de los padecimientos más frecuentes en las sociedades occidentales, ya que se calcula que cerca del 80% de las personas las presenta en algún momento de sus vidas y aunque no se considera un problema de salud peligroso, afecta el bienestar de quienes la padecen de forma tal, que en muchos casos la persona siente temor al ir al baño.

Este padecimiento es más frecuente en los hombres, en personas mayores de cuarenta años y en mujeres embarazadas.

En el canal anal existe una red de vasos sanguíneos unidos entre sí, que está integrada por el plexo hemorroidal interno y el plexo hemorroidal externo. El plexo hemorroidal interno forma como unas "almohadillas" que, en reposo, actúan como válvulas de cierre del canal anal y contribuyen al control de la continencia fecal, sobre todo de los gases y líquidos que se forman en el intestino grueso.

Estas venas que transportan la sangre de la zona anal, se expanden o dilatan al defecar y después se contraen de forma natural, pero cuando se presionan y cargan demasiado, se inflaman y a su vez presionan los nervios circundantes, provocando dolor, comezón y molestias.

Las hemorroides pueden ser internas y externas. Las internas se localizan arriba del conducto anal y están cubiertas por mucosas. Las externas son las plexo inferior y se encuentran situadas por debajo de la unión anorrectal y están cubiertas por piel exterior.

Los dos tipos de hemorroides, las externas y las internas, con muy comunes, aunque las externas tienden a ser más dolorosas y las internas sangran con mayor facilidad.

La comezón y el sangrado puede deberse también a colitis, diverticulitis, pólipos en el colon y cáncer de colon o rectal o a fisuras, infecciones o lesiones anales

Lupus eritematoso
Apendicitis